top of page
06ec4b_fca26b446a664af5b9ed025c9aae2162~mv2.jpg

Chile dijo NO


El 5 de octubre de 1988 el pueblo chileno fue llamado a las urnas para refrendar o no la dictadura de Augusto Pinochet. La intención del dictador era conservar la máxima magistratura, arrebatada a Salvador Allende en 1973, hasta el año 1997. La respuesta de todos los chilenos fue NO, posibilitando el fin de la dictadura militar e iniciando la transición democrática.


La Constitución Política de 1980 había establecido un periodo transitorio, que se extendía desde su entrada en vigencia, el 11 de marzo de 1981, hasta el término del mandato presidencial de Augusto Pinochet de ocho años. En conformidad al texto constitucional, con al menos noventa días de anticipación a la fecha en que debía cesar en su cargo, es decir, el 11 de marzo de 1989, los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas y el general director de Carabineros, o a falta de unanimidad de ellos el Consejo de Seguridad Nacional integrado además por el contralor general de la República, debían proponer al país una persona para ocupar el cargo de presidente de la República durante el periodo siguiente, sujeto a la ratificación de la ciudadanía mediante un plebiscito (disposición transitoria vigesimoséptima).


Los efectos del resultado de dicho plebiscito serían las siguientes:


Si ganaba la opción SI, es decir, se aprobaba el candidato propuesto, el presidente así electo asumiría el cargo el 11 de marzo de 1989, mismo día en que debía cesar el anterior, y por un periodo de ocho años (hasta el 11 de marzo de 1997), entrando en plena vigencia las normas permanentes de la Constitución, salvo en lo siguiente: nueve meses después se debía convocar a elecciones generales de senadores y diputados y, en el intertanto, la Junta de Gobierno seguiría ejerciendo la función legislativa, hasta la instalación del Congreso Nacional. Esta se realizaría tres meses después de la convocatoria a elecciones parlamentarias. A continuacion, la Franja del SI:

Si ganaba la opción NO, es decir, no se aprobaba el candidato propuesto, el periodo presidencial de Augusto Pinochet se prorrogaría por un año más, hasta el 11 de marzo de 1990, al igual que las funciones de la Junta de Gobierno, y vencido dicho plazo tendrían plena vigencia las normas permanentes de la Constitución. Para esos efectos, noventa días antes de la expiración de la prórroga del mandato presidencial, se debía convocar a elección de presidente de la República y de parlamentarios. A continuacion, la franja del NO:

Desde 1973 la población chilena había vivido bajo un régimen de terror como tantos otros se habían dado en América Latina. El golpe militar y la muerte de Allende fueron símbolo de las masacres posteriores que dejaron un saldo de entre 2.000 a 80.000 muertos y desaparecidos, según los números que se tomen. Por primera vez después de tantos años de dictadura, el pueblo chileno volvía a las urnas y tomaba nuevamente una decisión trascendental. Con un 55,99% (3.967.579 votos) sobre un 44,01% (3.119.110 votos) gano el NO a Pinochet y la Dictadura Militar abriendo paso a una nueva época de democracia y libertades individuales.

Pablo Javier Coronel

57 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Huellas
Artículos Recientes
Archivo
Seguinos
  • YouTube
  • Instagram
  • Spotify
  • Facebook
Buscar por Etiquetas
bottom of page