top of page
06ec4b_fca26b446a664af5b9ed025c9aae2162~mv2.jpg

La Independencia de Estados Unidos de ayer a hoy

La independencia de Estados Unidos es uno de los eventos más trascendentales en la historia moderna, marcando el nacimiento de una nación basada en principios de libertad y democracia. Este proceso no fue resultado de un solo acontecimiento, sino de una serie de factores económicos, políticos y sociales que desencadenaron un movimiento revolucionario. El 4 de julio de 1776 se sentaron las bases de las sociedades contemporáneas en donde la burguesía podría desarrollar plenamente el capitalismo sin las ataduras nobiliarias.



Las causas de la independencia se remontan a las crecientes tensiones entre las Trece Colonias y el Reino de Gran Bretaña. Durante el siglo XVII, las colonias disfrutaron de una considerable autonomía. Sin embargo, la Guerra de los Siete Años (1756-1763) dejó a Gran Bretaña con una enorme deuda, llevando al Parlamento británico a imponer una serie de impuestos en las colonias americanas. Documentos como el Acta del Sello de 1765 y las Leyes de Townshend de 1767 fueron percibidas como injustas por los colonos, quienes argumentaban que eran gravados sin representación en el Parlamento ("no taxation without representation"). Este sentimiento de injusticia se vio agravado por el Acta del Té de 1773, que llevó al famoso Motín del Té en Boston, un acto de desafío directo contra la autoridad británica.


El desarrollo de los acontecimientos revolucionarios comenzó con una creciente resistencia colonial. En 1774, se formó el Primer Congreso Continental para coordinar una respuesta unificada contra las políticas británicas. Sin embargo, la situación escaló rápidamente. En abril de 1775, las batallas de Lexington y Concord marcaron el inicio de la guerra abierta entre las colonias y Gran Bretaña. Este conflicto militar, conocido como la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, duraría ocho años y sería testigo de numerosos sacrificios y desafíos.

Uno de los momentos clave del proceso fue la adopción de la Declaración de Independencia el 4 de julio de 1776. Redactada principalmente por Thomas Jefferson, la declaración no solo proclamaba la independencia de las colonias, sino que también establecía los principios fundamentales de igualdad y derechos inalienables, entre ellos la vida, la libertad y la curiosa "búsqueda de la felicidad". Este documento fue aprobado por el Segundo Congreso Continental y se convirtió en el pilar ideológico del nuevo país.


El liderazgo de George Washington fue esencial durante la guerra. Como comandante en jefe del Ejército Continental, Washington demostró una extraordinaria capacidad estratégica y un liderazgo inspirador. A pesar de enfrentar dificultades enormes, incluyendo falta de recursos y entrenamiento militar, logró mantener la moral del ejército y conseguir victorias cruciales. La culminación de sus esfuerzos llegó con la rendición británica en la Batalla de Yorktown en 1781, lo que efectivamente puso fin a las hostilidades. El Tratado de París, firmado en 1783, reconoció oficialmente la independencia de los Estados Unidos.


La independencia de Estados Unidos no solo significó la creación de una nueva nación, sino también la afirmación de principios democráticos que influenciarían movimientos globales de las burguesías que buscaban terminar con los regímenes nobiliarios. La lucha por la independencia demostró que un pueblo podía desafiar el yugo colonial y establecer un gobierno basado en la voluntad popular y los derechos individuales. Hoy, el 4 de julio se celebra como el Día de la Independencia, recordando no solo la adopción de la Declaración, sino también el espíritu de resiliencia y lucha por la libertad que definió a los Estados Unidos desde su nacimiento.


Mucho podríamos discutir hoy en día sobre los valores que cimentaron a esta nación que se ha transformado en una potencia imperialista, extendiendo su poderío económico y militar sobre el mundo coartando la libertad. En cuanto a la igualdad, cómo no cuestionar el racismo puertas adentro que hoy sigue ubicando a la población afroamericana como la principal víctima de los abusos estatales por parte de la policía.


Pablo Javier Coronel

16 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Commentaires


Huellas
Artículos Recientes
Archivo
Seguinos
  • YouTube
  • Instagram
  • Spotify
  • Facebook
Buscar por Etiquetas
bottom of page