top of page
06ec4b_fca26b446a664af5b9ed025c9aae2162~mv2.jpg

Un movimiento socialista en Rusia

Explicar un punto en la línea histórica necesita del desarrollo de sus antecedentes sin pensar tanto en lo posterior. En este sentido, la Revolución Rusa se explica por lo precedente a ese momento y no por la historia posterior que deviene en la creación del Estado soviético. Una revolución llevada adelante por un partido obrero y socialista en un país supuestamente atrasado necesita de una traza que explique el surgimiento del socialismo como ideología arraigada en las clases proletarias.

El socialismo encuentra sus raíces en la llamada Intelligentsia rusa. Si tuviéramos que definir a este estrato social no sería simplemente el de intelectuales (en el sentido francés), sino que va más allá. Quienes forman parte de este grupo son, generalmente, hijos de nobles que buscan la explicación para el atraso de Rusia y tratan de encontrar una solución al problema. Su preocupación pasa por la modernización del país para llegar a estar a la altura de Europa. No estaba en sus horizontes lograr la igualdad o terminar con la explotación del hombre por el hombre.


Cerca de 1830, se inicia un debate en el seno de este grupo orientado a las soluciones para el desarrollo postergado. Dos corrientes se enfrentan en diversas revistas y libros dentro del círculo cerrado de intelectuales. Por un lado se encontraban los “eslavófilos” que entendían que volver a las raíces del hombre ruso y a las tradiciones, lograría ordenar la vida de una desordenada Rusia. Por otro lado, se encontraban los “occidentalistas” que proponían eliminar “lo ruso” y acercarse a Europa. Una expresión de este último paradigma es el llamado Movimiento Decembrista que entendía que en la vieja Rusia no había nada original y que volver al pasado simplemente haría caer en la miseria al país.


El socialismo aparece como rama dentro de las visiones más occidentalistas, aunque tomando ciertas estructuras originarias que lograsen la igualdad. En este sentido, la modernización de Europa debía pasar por la réplica a gran escala del mir campesino (comunidad originaria del campo ruso) en contra del capitalismo para terminar con la desigualdad.


La primera organización conocida como socialista será Zemlia y Volia en 1861. Su horizonte de lucha era esperar un levantamiento campesino para desarrollar un levantamiento revolucionario. Su estrategia pasaba entonces por el acercamiento al campesinado, lo que definió a la postre al movimiento como populista ya que el sujeto revolucionario al que apelaban era el pueblo del campo (sin distinción de clases). La experiencia fracasó, pero dio paso a un segundo movimiento llamado Zemlia y Volia II en donde se apelaba al trabajo en el territorio para despertar a las masas campesinas.


En 1879, nace Narodnaia Volia con una estrategia dedicada a pequeños ataques armados que causen gran efecto para despertar un alzamiento revolucionario generalizado. Su “obra” máxima fue el asesinato del Zar Alejandro II. Por otro lado, en 1880 nace Cherny Peredel como un movimiento abocado a la construcción de una estrategia revolucionaria de masas.


Con el advenimiento del nuevo siglo, el primer movimiento dará forma al Partido Socialista Revolucionario asociado a las corrientes populistas y en cierta medida descendientes del eslafovismo por su acercamiento al campesinado y sus estructuras originarias. Del segundo movimiento nace el Partido Obrero Social Demócrata, como un partido revolucionario de masas enfocado en los sindicatos y en la clase obrera asociado generalmente a las corrientes occidentalistas. Es necesario dejar en claro que ambas corrientes son marxistas y que su meta de llegada es el socialismo.


El gran dilema de estos movimientos y partidos fue como hacer llegar el socialismo letrado a la clase obrera de las ciudades y del campo. Como dijimos anteriormente, los exponentes de estas corrientes eran en su mayoría hijos de nobles que no encontraban arraigo entre sus pares pero tampoco en las clases bajas por su origen nobiliar.


Fue 1905 el momento de confluencia entre los partidos y la clase obrera. El despertar de las clases bajas contra la monarquía y el encuentro en la huelga solidifico la relación entre las clases que se unieron por los mismos intereses. Entre 1905 y 1917 se observa un crecimiento de las relaciones entre estos grupos sociales que fueron creando paso a paso una experiencia en común que encuentra a la Rusia de 1917 con un movimiento socialista organizado y dispuesto a la toma del poder.


Pablo Javier Coronel

Bibliografía Utilizada:

-Treadgold, Donald: Lenin y sus rivales, Buenos Aires, Agora, 1957.

-Strada, Vittorio: “La polémica entre bolcheviques y mencheviques sobre 1905”, en Eric Hobsbawm (ed.), Historia del marxismo, Barcelona, Bruguera, 1981.


----------------------------------------------------------------------------------

Extraído del libro: Coronel, Pablo Javier (comp.); "Centenario de la Revolución Rusa. Perspectivas desde el siglo XXI"; Huellas ediciones, Buenos Aires (Argentina); 2017

247 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Huellas
Artículos Recientes
Archivo
Seguinos
  • YouTube
  • Instagram
  • Spotify
  • Facebook
Buscar por Etiquetas
bottom of page