top of page
06ec4b_fca26b446a664af5b9ed025c9aae2162~mv2.jpg

El Ascenso Imperial: Napoleón Bonaparte y la Autoproclamación de 1804


En el tejido histórico que es el siglo XIX, un evento trascendental marcó un punto de inflexión para Francia y para el emperador que llegaría a dominar Europa. El 2 de diciembre de 1804, Napoleón Bonaparte se autoproclamó Emperador de los franceses, un acto que resonaría a través de los anales de la historia.



El día comenzó con una pomposa ceremonia en la Catedral de Notre-Dame, donde Napoleón, con su característico sombrero bicorne y uniforme militar, coronó a sí mismo como emperador. Este momento simbolizó el cambio de una República a un Imperio, consolidando el poder en manos de un líder carismático y estratégico.


En el análisis de la constitución de la Francia que hoy conocemos en indispensable entender la Revolución como un proceso de larga duración. De 1789 a 1871, en el cual se fueron sucediendo diferentes formas de gobierno (República Radical, República Conservadora, Imperio, Monarquía, Monarquía Constitucional).


Como señala el historiador Eric Hobsbawm en "La Era de la Revolución", la autoproclamación de Napoleón se produjo en un período de transformación social y política, donde las viejas estructuras cedieron paso a nuevas formas de gobierno. Este cambio, según Hobsbawm, fue impulsado por la dinámica de la Revolución Francesa. El siglo XIX se movió al compás de la situación francesa, dentro y fuera de ese país.


La autoproclamación tiene que ver también con la hostilidad internacional hacia la Revolución Francesa y la necesidad de concentrar el poder hasta resolver esa inestabilidad.


Por otro lado, en sus reflexiones sobre el ascenso de líderes carismáticos, Hobsbawm señala: "Napoleón personificó la capacidad de un individuo para aprovechar las corrientes de cambio y remodelar el curso de la historia". Esta observación resalta la conexión intrínseca entre la figura de Napoleón y el espíritu de la época.


Al examinar el evento desde una perspectiva más crítica, Karl Marx, en sus escritos sobre la lucha de clases, podría haber interpretado la autoproclamación de Napoleón como un episodio que reflejaba la consolidación del poder en manos de una élite. Como Marx sostiene en "El Manifiesto Comunista", "La historia de todas las sociedades hasta ahora existentes es la historia de las luchas de clases" y en ese sentido el momento napoleónico es en si mismo la concentración de la burguesía en el poder para eliminar de un doble golpe a la nobleza y a las expresiones proletarias radicales que comenzaban a forjarse desde abajo.


El ascenso de Napoleón al trono imperial tuvo consecuencias duraderas. Sus campañas militares expansivas y su influencia política alteraron el equilibrio de poder en Europa. Como señala Eugene Tarlé en "Napoleón's Invasion of Russia", el período imperial de Napoleón dejó una huella indeleble en la geopolítica europea, dando forma a alianzas y conflictos durante décadas.


La autoproclamación de Napoleón como Emperador de los franceses en 1804 no solo fue un acto de afirmación personal, sino un evento que resonó en la historia europea. Este momento encapsula la complejidad de una época turbulenta y la ambición de un líder que dejó un impacto perdurable en la narrativa global. Al mirar hacia atrás, el 2 de diciembre de 1804 emerge como un capítulo crucial en la crónica de Napoleón Bonaparte y su huella en el lienzo de la historia mundial.


Pablo Javier Coronel


Bibliografía de referencia:

  • Hobsbawm; La Era de la Revolución; 2011

  • Tarlé; Napoleón's Invasion of Russia; 1942

61 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


Huellas
Artículos Recientes
Archivo
Seguinos
  • YouTube
  • Instagram
  • Spotify
  • Facebook
Buscar por Etiquetas
bottom of page