top of page
06ec4b_fca26b446a664af5b9ed025c9aae2162~mv2.jpg

¡Contra el Trotskismo!

Los crímenes del estalinismo [Parte 3]

En la primera parte de estos ensayos nos referimos a los crímenes producto de la ingeniería social, más concretamente las hambrunas en Ucrania que son habitualmente llamadas “Holomodor”, luego en la parte 2 hicimos hincapié en los ciclos represivos especialmente en “El gran terror”. Ahora nos centraremos en las persecuciones contra las tendencias políticas dentro del partido (Algunas fueron mencionadas en la parte 2) y contra grupos políticos foráneos a él. Se hará mención a las disputas en el seno del PCUS y el Komintern sobre todo a aquellas que acontecían dentro de este último, que dispararon de una manera brutal la persecución contra una tendencia en particular, el trotskismo. Aunque esos señalamientos serán breves.

El llamado “Gran terror” se desata en 1934 con el asesinato de Kirov, que dio la escusa perfecta a Stalin y su pandilla para una represión indiscriminada en dos vertientes, contra los llamados elementos extraños e indeseables de la sociedad y, contra la oposición política. Sin embargo la represión al interior de la URSS se había desatado mucho antes, aunque en una intensidad menor y como mejor ejemplo de ello están las disputas dentro del organismo llamado Komintern[1]. Este se creó en el marco de la III internacional, que fue fundada en contrapartida de la llamada internacional obrera socialista o II internacional y, respondía más a las necesidades de una propaganda efectiva que a la propia concepción que se tenía de la herramienta, un organismo de difusión, organización y planificación de la revolución socialista a nivel mundial. Recordemos y no es un dato menor, que tanto los movimientos revolucionarios como el liberalismo político fueron ampliamente derrotados por los nacionalismos en los albores de la primera guerra mundial y, de ninguna manera pudieron oponerse al inicio de la guerra[2], aunque para ser honestos si es cierto que el inicio de la revolución en la ex URSS propicia la salida de esta de la contienda.


Volviendo al Komintern que más adelante va a convertirse en el estado mayor de la revolución mundial, con por supuesto gran impronta del partido bolchevique que ya disponía del prestigio, capacidad financiera y sobre militar para que sus preceptos y los famosos 21 puntos fuesen aceptados como condición necesaria para el ingreso al mismo. De más está decir que dicho organismo va a transformarse en la piedra angular del famoso “centralismo de Moscú”, por el cual todos los partidos comunistas debían en mayor o menor medida alinearse a los designios de la capital soviética, con lo cual se contaría con el beneplácito de la misma (Apoyo económico y militar) en teoría, para los proyectos subversivos que aconteciesen en cada uno de los países integrantes del organismo. Sin embargo el presupuesto de esta organización es algo más complicado, porque implica que los procesos revolucionarios serán apoyados en tanto y en cuanto el gran motor de la revolución mundial que era la URSS no viese comprometido su liderazgo y supervivencia, al cual deberían estar sometidos en sus decisiones los demás países, es decir… si la situación política revolucionaria en un país era considerada por Moscú como favorable a sus intereses… se apoyaba, porque si esto era políticamente deseable para la URSS era políticamente deseable para el resto del movimiento comunista mundial, etc. Lo opuesto si se consideraba que la situación política no era favorable.


Ya en las mismas fechas en que se desataba la represión en Kronstadt[3] (8 al 16 de Marzo de 1921) el Komintern introdujo en el seno de los partidos comunistas alistados con él, los métodos represivos y policiales que eran practicados dentro de la URSS. Se discutieron en el seno del X congreso del partido al menos 8 programas diferentes y con algo de democracia en su interior, pero ya era muy plausible como la democracia se extinguía y como mejor ejemplo podemos citar al propio Lenin… “No necesitamos para nada una oposición, camaradas no es el momento. Se puede estar aquí o allí (Kronstadt) con un fusil, pero no con la oposición…”[4]. Es cierto, las circunstancias apremiaban a la revolución y se hacía difícil la democracia al interior del partido, pero queda claro que las resoluciones que presenta el mismo Lenin con referencia a la unidad del organismo y a las desviaciones sindicalistas y anarquistas, culpaban a la oposición obrera y daban piedra libre a la policía política a investigar a esta última, que se encontraba dentro de la organización. Está claro, las persecuciones dentro del partido comienzan inclusive antes de la llegada de Stalin…


Esta ola represiva continuará en incremento, en el desarrollo del ya mencionado X congreso del partido se condena a la oposición obrera que pide mayor libertad de expresión dentro del Komintern, con lo que se da la expulsión de Miasnikov. Trotski mismo eleva una carta al comité central criticando la nueva línea de sumisión de la Komintern a los designios del partido Bolchevique y ya se comenzaba a presagiar como la revolución se estaba por comer a sus propios hijos, la Troika (Kamenev – Zinoviev – Stalin) comenzaba a operar en contra del propio Trotski. Sin embargo la primera víctima de esta represión interna que ya estaba tomando ribetes descontrolados es el mismo Zinoviev, en el año 1925 Stalin lo destituye de la presidencia del Komintern y es suplantado por Bujarín, el cual también es despojado por la GPU de Stalin que empeñaba el terror en todas sus instancias. Paradoja del destino, la maquinaria bélica que reprimió a los marinos de Kronstadt con la escusa de que su protesta estaba siendo capitalizada por los “blancos”, ahora se descarga contra el ex jefe del ejército rojo (sic). Puede objetarse que esa máquina estaba siendo ahora controlada por otra dirección política, pero lo cierto era que pre existía y el propio León Trotski había hecho mucho por perfeccionarla.


La oposición de izquierda era brutalmente reprimida por la GPU y el 14 de Noviembre Trotski y Zinoviev son expulsados del partido, la siguiente etapa es la confinación de militantes en regiones alejadas de la capital soviética. Y lo mismo ocurre a todos los militantes extranjeros que están en la URSS que son encarcelados u obligados a disciplinarse dentro del partido bolchevique so pena de prisión. El caso paradigmático es el del militante yugoeslavo Ante Ciliga, que mantenía contactos con Trotski y era miembro del buró político del partido comunista yugoeslavo, el mismo empezó a criticar el servilismo dentro Komintern y en los sucesivos debates dentro del partido en la misma Yugoeslavia desde la dirección se criticaba férreamente la política de la organización internacional. Ciliga siguió con sus actividades militantes inclusive dentro de la URSS hasta 1930, con su grupo ruso yugoeslavo hasta que fue detenido y enviado a un Gulag en Siberia y finalmente expulsado en 1935. Las experiencias de Ciliga en los “Polit isolator” fueron recogidas en el libro “Nacionalismo y comunismo en Yugoeslavia” de Philippe Bourrinet.


Esta persecución empezó a extenderse a las direcciones de los partidos comunistas de Europa central, como por ejemplo son los casos de España y Francia, ya en 1932 José Bullejos que era dirigente del Partido comunista español fue llamado a Moscú donde su política y la del “PC” español fue ampliamente criticada. Por supuesto él y su comitiva se opusieron a esto y fueron expulsados el 1 de Noviembre, no sin antes advertirlos que cualquier tipo de actividad que revistiese un carácter rebelde sería fuertemente reprimida[5]. Lo mismo ocurre en el Partido Comunista francés que había sufrido el envío de un representante del Komintern cuyas intenciones eran debilitar la autonomía de los franceses y hacerlos cada vez más dependientes de las órdenes de Moscú, el militante Celor fue invitado a Moscú con el objetivo aparente de ser el representante francés en el Komintern, cuando llegó fue acusado de ser miembro de la policía francesa y encarcelado, a duras penas puede volver a Francia en 1932. En este sentido son muy trascendentes las denuncias de Boris Suvarin, quien da detalles muy precisos de cómo Stalin y su pandilla toman el control del organismo multi nacional con métodos represivos similares en todos los Partidos comunistas mundiales con lo cual reafirma su dominio ideológico.


Volviendo al caso particular del trotskismo podemos mencionar las ejecuciones de militantes en el campo de concentración de Vorkuta, en las minas de la misma localidad y en el campo de Ujto Pechora. Lo mismo va a ocurrir con los militantes de la misma tendencia en el campo de Magadan quienes recurrieron a una huelga de hambre en 1937, ese mismo año van a ser víctimas de fusilamiento alrededor de 74 de ellos y las mismas ejecuciones van a sucederse en 1938. Y así liquidada la oposición con cientos de estos procedimientos dentro de la URSS, el estalinismo puede ahora dedicarse a destruir a la oposición política por fuera de ella y, la NKVD podría de paso demostrar su poder a escala mundial.


Hubo un largo número de asesinatos, pero los más reconocidos sin duda son los de Ignaz Reiss y el propio León Trotski; el primero era un agitador profesional y al ser testigo de los procesos de Moscú preparó cuidadosamente la salida de la URSS repartiendo críticas tanto a Stalin como al mismo Komintern presidido por él y, de paso manifestando su solidaridad con Trotski. Escapa a Francia y lógicamente esto le cuesta la vida (No el escape a Francia, sino su solidaridad con Trotski), la NKVD moviliza su red en el país galo y localiza finalmente a Reiss en Suiza, emboscada mediante es acribillado a balazos y su esposa e hijos se salvan de milagros de ser envenenados por una agente femenina del NKVD con una caja de bombones. El mismo Trotski envía una carta al Partido Comunista francés solicitando la destitución del presidente del mismo al cual acusa de ser el autor intelectual del asesinato la cual cae en el ostracismo, pero este espectacular crimen no era más que el inicio de un vasto plan de asesinatos de dirigentes opositores en el exterior.


Se suceden los crímenes… en Julio de 1936 desaparece en Francia Rudolf Klement, responsable del secretario de la oposición trotskista, luego aparece en Agosto en el río Sena decapitado y sin piernas. En 1938 León Sedov el hijo de Trotski muere en París en el transcurso de una operación y, aunque no hay pruebas fehacientes de su asesinato si se conoce que estaba siendo ampliamente vigilado por la NKVD.[6]


Finalmente la ola de asesinatos se encarga del mismo León Trotski tras una redada de la NKVD en París, Bélgica y los EEUU, hasta finalmente llegar al mismo jefe de la IV internacional en México. Con la inefable complicidad del Partido Comunista mexicano los agentes de Sudoplatov prepararon un atentando que fue realizado el 24 de Marzo del cual el soviético escapa. Pero logra infiltrar a Ramón Mercader quien luego de ganarse la confianza del que luego va a ser asesinado lo golpea en la cabeza con un pica hielo. Trotski agoniza por algunos días en un hospital y luego fallece. Este es el caso que confirma la interrelación de los partidos comunistas y los departamentos de la NKVD y, que fue denunciada sistemáticamente por Trotski que era plenamente consciente que el Komintern estaba dominado por la GPU y el NKVD, el mismo había enviado al fiscal general de México una carta describiendo los procedimientos de la GPU…


“La Organización de la GPU tiene unas costumbres y unos métodos perfectamente establecidos fuera de la URSS. La GPU no necesita para su actividad una cobertura legal o semi legal y un entorno favorable para el reclutamiento de sus agentes: ese entorno y esa protección lo encuentran dentro de los partidos comunistas”…

Ya entonces se señalaba que la GPU era el órgano principal del poder de Stalin y su pandilla, el mismo Trotski vuelve a señalar…


”Como organizaciones, la GPU y la Komintern no son idénticas, pero están estrechamente unidas. Se hallan subordinadas la una a la otra, y no es la Komintern la que da las órdenes a la GPU sino, al contrario, la GPU es la que domina completamente la Komintern[7]”.


Por supuesto estos análisis eran el fruto de la larga experiencia de Trotski, tanto como uno de los principales líderes de la dirigencia soviética, como de su posición en el exilio como jefe de la IV internacional y perseguido por los agentes de la NKVD. Pero no obstante muerto Trotski la NKVD siguió con su serie de asesinatos ya comenzada la segunda guerra mundial, en los campos de Vichy los trotskistas fueron aislados sistemáticamente, Gérard Bloch fue avisado por un maestro católico que el colectivo comunista de la prisión había decidido asesinarlo. Las persecuciones a los trotskistas se repiten en Italia, con la desaparición de cuatro Trotskistas entre los que se encontraba Pietro Tresso, fundador del Partido Comunista Italiano, además de Pierre Salini, Jean Reboul y Abraham Sadek que fueron ejecutados en Octubre de 1943. En Grecia en el año 1946 en su informe al comité central del Partido Comunista, Vassilis Bartziotas da la cifra de 600 trotskistas ejecutados por el OPLA (organización de protección de las luchas populares), cifra en la que también están muy seguramente incorporados anarquistas y socialistas disidentes[8]. Las mismas persecuciones y asesinatos se dieron en Albania, Checoslovaquia, indochina etc.


Conclusiones


Luego de recorrer este trayecto sobre las disputas internas en el Komintern y las subsecuentes persecuciones al ala izquierda del Partido Bolchevique, no podemos dejar de mencionar dos cuestiones de suma importancia; La primera de ellas es la creciente influencia de los sectores de inteligencia y el ejército dentro del partido y, bien vale recordar que el mismo Stalin surge de las filas del ejército rojo y es la prueba más palpable de la influencia totalitaria que ejercen las “alas” militares cuando incursionan directamente en la política. Existen excepciones, es cierto, pero este no fue el caso. Lo paradójico del tema es que el mismo Trotski (Jefe del ejército rojo) había sido uno de los exponentes más calificados en el perfeccionamiento de dicho elemento. Por otra parte como queda expuesto en los documentos del X congreso del partido, era el mismo Lenin el que empezaba a cuestionar las disidencias internas y mucho más aún aquellas que eran foráneas, es decir, la veta totalitaria había empezado antes de la llegada de Stalin.


La segunda de las cuestiones de importancia es el rol de los PC´S mundiales en el soporte de los servicios de inteligencia a nivel mundial para la ejecución de los asesinatos de los disidentes y elementos incómodos para el estalinismo, el caso mexicano con el homicidio de Trotski y el caso del PC francés con el caso Reiss son los casos más significativos. Una ola de violencia que no conocía límites y la cual no frenó ni la llegada de la SGM, no está de más decir lo que mencionamos al principio de estos escritos… Los crímenes del estalinismo fueron eclipsados por las atrocidades nazis, pero en muchos casos no tienen nada que envidiarle.



Lisandro Rappetti.

Citas:


[1] Komintern: Las disputas dentro del organismo eran variadas, aunque es pertinente mencionar que la principal de ellas era la que luego se va a manifestar a lo largo de todo el siglo XX. La teoría de Trotski representa una contraposición a la visión que aplicó Stalin del marxismo-leninismo y a sus teorías sobre "socialismo en un solo país" y la "revolución por etapas". Se sustenta tomando como basamento teórico la Teoría de la revolución permanente. Otra característica que define la estrategia trotskista es el denominado “entrismo” en las organizaciones de masas de orientaciones socialistas, como forma de facilitar la inserción de los partidos adheridos a la IV Internacional en el movimiento obrero, atrayendo al sector más avanzado a su programa. Al contrario de lo que proclamaba el estalinismo que era la subordinación de la revolución socialista internacional a los intereses de la URSS.


[2] Más que elocuente de esta política fue la capitulación de los partidos socialistas mundiales y sus respectivas “alas” sindicales con sus posiciones acerca de la PGM. Si se habían opuesto en un comienzo al principio de la deflagración, iniciada esta las masas y las direcciones que abogaban por una huelga general de carácter continental, fueron a despedir los contingentes de soldados en 1914, el caso de París es el más emblemático de ellos.


[3] Kronstadt: Con respecto al alzamiento de la fortaleza del mismo nombre por parte de la marina rusa, León Trotski, comisario del Pueblo para la Defensa y creador del Ejército Rojo y uno de los dirigentes principales de la revolución Bolchevique, estaba al mando del ejército durante el llamado «comunismo de guerra» al final de la guerra civil. Acusó a los rebeldes de contrarrevolucionarios y presentó el ultimátum de rendición que dio comienzo a las operaciones de aplastamiento de la sublevación. Los rebeldes cuestionaban el carácter anti obrero de la NEP y el giro de la misma tendencia del gobierno bolchevique.


[4] Lenin: Obras completas. Tomo 18. Ed. Varias


[5] Bullejos José: El Komintern en España. México. 1972.


[6] Sudoplatov Pavel: Operaciones especiales. Ed. Plaza y Janes. Barcelona. 1994. El mismo autor señala en sus memorias que el asesinato no fue cometido ni por la GPU ni el NKVD, pero si admite que el hijo de Trotski estaba siendo cuidadosamente vigilado por la última de las organizaciones mencionadas.


[7] Trotski León: El atentado del 24 de Mayo, el partido comunista mexicano, el Komintern y la GPU.


[8] Libro Negro




Bibliografía utilizada


-Bullejos José: El Komintern en España. México. 1972.


-Courtois Stéphane: El libro negro del Comunismo. Crímenes, terror y represión. Ed. B. España. 1997.


-Lenin: Obras completas. Tomo 18. Ed. Varias.


-Sudoplatov Pavel: Operaciones especiales. Ed. Plaza y Janes. Barcelona. 1994.


-Trotski León: El atentado del 24 de Mayo, el partido comunista mexicano, el Komintern y la GPU.




23 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Huellas
Artículos Recientes
Archivo
Seguinos
  • YouTube
  • Instagram
  • Spotify
  • Facebook
Buscar por Etiquetas
bottom of page