top of page
06ec4b_fca26b446a664af5b9ed025c9aae2162~mv2.jpg

La Soberanía Nacional a debate

Hoy se conmemora un nuevo día de la Soberanía Nacional a partir de la Batalla de la Vuelta de Obligado del 20 de noviembre de 1845. Este enfrentamiento se desarrollo entre la Confederación Argentina presidida por Juan Manuel de Rosas y la misión militar-comercial de Francia e Inglaterra. La fecha recuerda la defensa de la voluntad de Rosas de prohibir la libre navegación de los ríos. En este artículo nos preguntamos en qué consiste la Soberanía Nacional, qué sería una Nación y qué es el nacionalismo. Por otro lado, intentaremos pensar por qué se instaló la idea de que los caudillos federales representarían lo popular, mientras que los unitarios serían una élite.



En su texto "Casas Ajenas" (https://revistaryr.org.ar/index.php/RyR/article/view/555), Fabián Harari, hace un recorrido historiográfico del concepto y vuelve sobre la cuestión material de qué es una nación. Lejos de pensar que las naciones son imaginarias y solo habitan en la ideología de los "ciudadanos", las naciones implican algo real. Ésta fue objeto de construcción por las burguesías que dieron forma al Estado en los albores del siglo XIX. Siguiendo a este autor, las naciones serían el campo de acción de una burguesía (que tomaría forma de burguesía nacional) en contraste con otra burguesía (agrupada en otro campo nacional). De esta forma, replicaría el comportamiento típico de esta clase social de competencia por mercados, además del desarrollo del interés individual por sobre el colectivo.


El nacionalismo es la ideología que defiende a las naciones. En el plano de las ideas, cada nación tendría cualidades que le son únicas y contrastativas con otras naciones (y por ende, otras burguesías nacionales). La típica frase "Los argentinos son..." o "Los brasileros son..." va configurando esas identidades nacionales que luego se derraman sobre las clases explotadas para lograr el consenso social necesario para la dominación. Y es que ninguna dominación se logra unicamente por la fuerza, sino que determinados acuerdos implícitos tienden a disimular la dominación en favor de las clases hegemónicas.


Al momento de los bloqueos franceses y la posterior intromisión sobre el territorio nacional de la Confederación Rosista, el país se encuentra relativamente unificado bajo un régimen de terror federal. Las guerras civiles contra los unitarios, los exilios forzados de opositores, los asesinatos y torturas paraestatales de la Mazorca, le van dando un carácter cada vez más concentrado al poder central ejercido por Rosas. El modelo federal por aquellos años consistía en que cada provincia se solventaba a sí misma y delegaba los derechos de representación internacional a la provincia más fuerte (en este caso Buenos Aires). En ese sentido, las provincias del interior con márgenes de productividad menores se veían perjudicadas por este modelo por lo que se alzaron en armas repetidas veces, tratando de imponer una forma de coparticipación en el cual los derechos de aduana se distribuyeran a todas. Rosas se dedicó a aplastar repetidamente este sistema solidario y de bloquear los intentos de consolidación de un Estado Nacional moderno, es decir, con una constitución y un modelo sucesorio claro. El Rosismo nace como una reacción o respuesta al vacío de poder tras la derrota del proyecto nacional rivadaviano, viene a poner un orden fuertemente centralizado en su figura.


Por otro lado, quisiera hacer ciertas precisiones en torno al supuesto carácter "popular" de los caudillos federales. Es cierto que los caudillos se nutrían de las clases sociales explotadas, sin embargo, esto no fue solo patrimonio de los federales. La Liga Unitaria por ejemplo, fue un acuerdo de coordinación política de las provincias del interior para lograr la distribución de los recursos de la aduana. Nadie podría decir que en estas provincias vivía unicamente la "elite" mientras que en Buenos Aires (la provincia más rica del país) vivían los sectores populares. Este es otro de los tantos mitos sobre la figura de Rosas y los federales. Por otro lado, tanto las tropas de Lavalle como las de Rosas o las del General Paz, se basaban en "sectores populares" que básicamente iban a dejar la vida por una paga. Como en todos los aspectos de la vida, puede que alguno adhiriera al proyecto político que encarnaba cada uno, sin embargo, no podemos pensar en que los lazos de fidelidad y representatividad fueran tan altos por fuera de los intereses inmediatos de la reproducción de la vida. Muchas veces la historia es mucho más sencilla y mundana que la que nos plantean los grandes mármoles.


Como conclusión podemos decir que el nacionalismo es una ideología burguesa y que por lo tanto no corresponde al proletariado comprometerse con tal ideal. La escuela y los demás aparatos de distribución de la ideología de la clase hegemónica, sirven inculcar esos valores a las clases subalternas, en este caso, a la clase obrera. Lo "nacional-popular" es la expresión máxima del ideal nacionalista: lograr que la clase oprimida se comprometa y tome como propia la ideología burguesa. Por eso no es extraño que esta efeméride sea feriado desde el año 2010, en el apogeo de esta vertiente del nacionalismo.


Pablo Javier Coronel

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Komentáře


Huellas
Artículos Recientes
Archivo
Seguinos
  • YouTube
  • Instagram
  • Spotify
  • Facebook
Buscar por Etiquetas
bottom of page