top of page
06ec4b_fca26b446a664af5b9ed025c9aae2162~mv2.jpg

Hezbolá, el partido de Dios

¿Es Hezbolá una organización más en el gran listado occidental que señala a estas entidades políticas como terroristas con el fin de estigmatizar a movimientos de resistencia? ¿O por el contrario es una organización con un profundo arraigo dentro de algunos de sus ámbitos de acción y de larga trayectoria militar y política?, o ¿simplemente es un partido político con un brazo armado en su interior?


Y no obstante estas preguntas parece pertinente a la hora de las categorizaciones que tengamos en cuenta que la nuestra es una mirada occidentalizada sobre ese otro al cual vamos a analizar, es decir nuestro basamento ideológico a la hora de enfocar a este otro que nos interpela desde su accionar político militar y, que además procede de una concepción cultural del mundo muy diferente al encuadre occidental. Algunas posiciones teóricas se refieren al incremento del integrismo islámico como la consecuencia directa del fracaso de los nacionalismos en el mundo árabe pero, independientemente que esto pueda ser cierto o no, siempre tendríamos que tener en cuenta que determinadas problemáticas en la región no pueden ser encorsetadas solo bajo la delimitación de los estados nacionales[1], sino que además reviste importancia el factor de las propiedades de carácter ancestral en cuanto a territorios y demás posesiones. Es menester entonces indicar que la priorización de las castas por sobre los nacionalismos explica de alguna manera como ciertos reclamos se extienden mucho más allá de la creación de estos estados nacionales modernos en el mundo árabe, así el análisis de diversos conflictos solamente con una mirada occidentalizada sobre los países de la región puede quedar rebasado por las disputas de carácter étnico y referidas a la práctica religiosa.


En estos aspectos sin duda alguna la revolución Iraní (1979) da un nuevo impulso al integrismo islámico en sus diferentes variantes, este se disemina por medio oriente y encuentra el caldo de cultivo perfecto en la diversidad de conflictos que allí ocurren y, por supuesto la invasión al Líbano por parte de las fuerzas israelíes en 1982 es un episodio más de esta dinámica política. Allí es donde Hezbolá encuentra su nacimiento compuesto por grupos radicales de militantes chiitas, con patrocinio ideológico, militar y económico iraní (Patrocinio que continúa hasta hoy donde comparte este soporte con Siria) constituido a razón de la lucha contra el agresor israelí que invade el sur del país con el fin de combatir la resistencia Palestina que opera desde el sur de ese sitio geográfico. Tiene entre sus primeros postulados la expulsión del territorio libanés de los israelíes, constituir un Estado islámico similar al iraní y el no reconocimiento del Estado de Israel. Ítems estos que son mencionados en el año 1985 con sus primeros documentos pero, estas posiciones radicales fueron sufriendo modificaciones hasta llegar a postular la formación de una democracia mayoritaria y secular, omitiendo toda mención a la formación islámica anteriormente referida, lo cual indica que la organización atiende a la diversidad cultural libanesa que tiene una población cristiana muy numerosa, evitando caer en el sectarismo político. No obstante ello sigue considerando como sus dos principales enemigos al Estado de Israel y a los EEUU, razón por la cual se ha opuesto de manera sistemática a la entrega de armas y desmovilización militar tal como consta en sus manifiestos referidos al Líbano y a la resistencia “…Finalmente, el éxito de la experiencia de la Resistencia en la lucha contra el enemigo y el fracaso de todos los complots y planes para eliminar el movimiento de resistencia, aislarlo o incluso desarmarlo, unidos a la continuación de la amenaza israelí contra Líbano, obliga a la Resistencia a hacer todo lo que esté en su mano para reforzar sus capacidades y consolidar su fuerza con el fin de asumir sus responsabilidades nacionales y liberar el territorio que queda bajo ocupación israelí -las Granjas de Shebaa, las Colinas de Kfarshuba y la localidad libanesa de Gayar-, así como lograr la liberación de todos los detenidos, conocer el paradero de los desaparecidos y recuperar los cuerpos de los mártires” [2]


Hezbolá es actualmente la organización que comparte junto al movimiento Amal la representación de la gran mayoría de la comunidad chií libanesa, ya desde principios de los años 1990 la organización se somete a un proceso llamado “libanización”, aceptando la variedad multicultural y la participación en la política electoral, en las elecciones de 1992 gana en las 12 circunscripciones donde se presenta comenzando el diálogo político con sectores cristianos. Esto da por el piso con las afirmaciones que refieren a la organización como sectaria y minoritaria en la población libanesa, carente de inserción social, por el contrario los lazos con la sociedad civil libanesa son extensos, variados y es de ella de donde se nutre de combatientes, además del inevitable soporte en recursos humanos que acompaña a toda organización política que requiere de un brazo militar, ya desde la proclamación de la carta a los oprimidos puede apreciarse que la traslación del modelo iraní “intacto” a la realidad libanesa no se muestra como lo más apto. En palabras de Sandra Elizalde García “…Hezbollah cambió el programa integrista de inspiración jomeinista a una adhesión de la población a un tipo particular de inspiración otomana: el régimen de los “millets” según el cual cada comunidad confesional goza de una cierta autonomía en la organización de sus asuntos religiosos y civiles, sin que exista un código civil específico, sino la práctica de reglas propias de cada confesión para las cuestiones como la herencia o el matrimonio.”


Tras la retirada israelí del sur del Líbano en el 2000, Hezbolá ocupa la región y combate a la milicia cristiano falangista aliada de Israel, persistiendo además en el hostigamiento hacia este último[3]. Es correcto decir entonces que es en el Líbano donde se granjea su prestigio político y militar, cuestión que reafirma con una serie de atentados a lo largo de su existencia; en Noviembre de 1982 en Tyre atentado contra el ejército israelí, a la embajada de los EEUU en 1983, la fuerza multinacional de paz el mismo año y vuelta a la embajada de EEUU en 1984, etc.


Sin embargo y pese a estas acciones la organización sigue desarrollándose en el ámbito civil y se contrapone en una lucha tenaz de carácter ideológico y político con el PCL (Partido comunista libanés) que actuaba sobre la base Chiita del país, utilizando las estructuras ya formadas por este partido en la sociedad libanesa. Puede decirse entonces de acuerdo a lo visto que en términos generales su estrategia de inserción como principal fuerza política y militar en el Líbano fue construida en base a acuerdos y negociaciones políticas y populistas pero también, cimentada en su gran prestigio militar adquirido por su ala armada que expulsa mediante una guerra de guerrillas y de carácter asimétrico la ocupación israelí de 1982.


Ya para el año 2000 con la retirada israelí del sur del Líbano y el pacto entre las potencias que actuaban en la región, Hezbolá encuentra en Siria a su gran protector en la región, quien conserva su arsenal y lo protege del desarme pactado. Pero no solamente su actuación en plano internacional se centra en el Líbano, al formar parte de la fuerza Quds[4] interviene en multiplicidad de tareas que abarcan desde ser señalados por los atentados a la embajada de Israel en Buenos Aires en 1992 y la Amia en 1993, pasando por acciones armadas (atentados) en Irak, Yemen y Bareim, hasta la actualidad donde desempeñan en Siria desde el año 2013 una acción armada a gran escala en la guerra civil de dicho país participando del “Frente de resistencia” en apoyo al gobierno de Siria y su presidente Al Assad. Siendo importantes aliados y obteniendo significativas victorias que permitieron la subsistencia del régimen, las informaciones que se manejan hasta el momento estiman que más 10000 combatientes de Hezbolá están operando activamente en Siria[5] y, no puede dejar de mencionarse su accionar militar que concluye en victoria contra Israel en el 2006 en el sur del Líbano, en la llamada guerra de los 33 días que engrosó aún más su prestigio militar.



Conclusiones


Sin duda alguna Hezbolá es una organización política que ha trascendido a lo largo de más de 30 años y también puede decirse que su supervivencia no está solamente ligada al patrocinio iraní, por el contrario posee profundos vínculos en la sociedad libanesa que le permitieron incrementar su poder y ser la cantera desde donde regenerarse permanentemente. No es el caso por tanto de organizaciones que se manejan únicamente en la clandestinidad y que atacan aunque coordinadamente como “lobos solitarios”, puede si efectuar atentados suicidas que sumergen a la organización en el concepto de tipo occidental de “terrorismo”, aunque en su ideología sin duda es una parte más y quizá hasta necesaria de acercamiento teológico. Entonces volviendo a nuestras preguntas iniciales, ¿qué es Hezbolá?, creo que la mejor definición coincide con la de una organización política que dispone de un brazo armado, con gran inserción social y, con considerable grado de injerencia internacional. ¿Cómo se desarrollará en el futuro?… ¡Esa será otra historia!


Lisandro Rappetti.

Citas

[1] Es preciso indicar que la formación de los estados nacionales en la región de medio oriente está signado por la enorme herencia colonial que decantan las potencias europeas, principalmente Inglaterra y Francia. Estas reciben el desmembramiento del imperio turco que ya venía en plena decadencia inclusive desde antes de la PGM y, delimitan el territorio de acuerdo a sus intereses económicos y geopolíticos, dejando de lado las implicancia étnicas y culturales que esto trae a continuación.


[2] Manifiesto de Hezbolá: Capítulo 2 - "Líbano" Sección 2 - "La resistencia".


[3] Pese a que, en septiembre de 2004, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas adoptó la Resolución 1559, auspiciada por Francia, que instaba al desmantelamiento de todas las milicias armadas que operaban en el Líbano, resolución que ha incumplido repetidamente el Gobierno libanés en el caso de Hezbolá, alegando que esa organización armada no es una milicia


[4] Quds significa en árabe Jerusalén y hace referencia a los sitios islámicos sagrados de la ciudad. La organización cuenta con aproximadamente 15000 agentes especialistas en acciones especiales bajo la tutela de la guardia revolucionaria iraní defensora de la clerecía gobernante. Cuenta con el apoyo económico e ideológico de Irán y, entre sus acciones de bajo riesgo está el entrenamiento de organizaciones extranjeras como Hezbolá en el Líbano, Hamás en Gaza y paramilitares Chiitas iraquíes.


[5] Analistas especulan que básicamente la fuerza de combate total de Hezbolá oscila entre los “20.000 y 30.000 hombres, de los cuales en torno a un 25% puede ser personal de servicio activo a tiempo completo”. El significado de “personal de servicio activo”, sin embargo, sigue sin estar claro, así como la naturaleza del 75% restante, tal y como lo contempla este analista. Más aún, el entrenamiento y las tareas de las unidades de Hezbolá varían, lo que hace que la discusión sobre los cuerpos de combate del grupo se deba matizar aún más. Cito en “ http://elmed.io/hezbola-y-el-ejercito-de-los-12-000/ “



Bibliografía Utilizada


-Achcar Gilbert, Warschawki Michel: La guerra de los 33 días. Israel contra Hezbollah en el Líbano y sus consecuencias. Barcelona. Ed. Icaria. 2007.


-García Sandra Elizalde: El Hezbollah. Una perspectiva occidental. “Historia contemporánea III”.


-Ikanowicz Marta Ochman: “Líbano 2006: un mes de guerra contra Hezbollah. Un análisis desde la Teoría de las Intervenciones”. Instituto tecnológico y de estudios superiores de Monterrey y campus Estado de México”. México. 2007.


-Levitt Matthew: Hezbolá, Las huellas en el mundo del partido de Dios. Ed. Planeta. España.



11 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Huellas
Artículos Recientes
Archivo
Seguinos
  • YouTube
  • Instagram
  • Spotify
  • Facebook
Buscar por Etiquetas
bottom of page