top of page
06ec4b_fca26b446a664af5b9ed025c9aae2162~mv2.jpg

La Grecia antes de Grecia: Micenas

Mucho se habla de la pujante civilización griega, de la polis y los grandes templos dedicados a Zeus. Pero poca información se puede rescatar sobre los primeros en habitar el Peloponeso, reconocidos como micenos como referencia del yacimiento más importante en el antiguo emplazamiento de Micenas.


Grecia brotó de la oscuridad de la prehistoria bajo el influjo de Egipto y de las evolucionadas culturas de Asia Anterior. De allí nos llega una cultura superior en primer lugar a Creta. Desde finales de III milenio encontramos en la isla la cultura minoica (así denominada en época reciente por el legendario rey Minos).


megaron_reconstruction.gif

En el continente griego hallamos una cultura superior solo a partir del siglo XVI, y se prolonga hasta el XII a.C.: es la cultura micénica, así llamada por uno de sus principales establecimientos, Micenas, en la Argólida. A su vez esta cultura penetro de inmediato en Creta por medio de la conquista y de la colonización, y más tarde también en Rodas, Chipre y la costa de Asia Menor.


En las décadas próximas al 1200 resulto gravemente perturbada por importantes movimientos migratorios acerca de los cuales nos proporcionan también testimonio las fuentes orientales. A esta sucede en el ámbito griego una época pobre y oscura, solo más o menos desde el siglo VIII da comienzo un nuevo despegue.


A pesar de que la esplendorosa cultura micénica se desmorono, la historia de los siglos oscuros y de los momentos cumbre de la historia de Grecia se levantaron sobre la cultura micénica. La cultura griega posterior no surgió de una tabla rasa, sino que fue edificada sobre los fundamentos colocados en la época micénica y que permanecieron inalterables, de forma que una parte esencial del legado micénico no desapareció, pues se mantuvo intacto para la población griega posterior. La historia micénica no se puede concebir totalmente desvinculada de la historia griega.


Posee un alcance especial el hecho de que en los más dispares aspectos de la vida, tanto de la cultura como en el ámbito sociopolítico, continuaron vivas, en parte hasta época tardía; lo que demuestra que así el conocimiento de las cosas como las correspondientes instituciones jamás se perdieron. En una palabra, que a lo largo de los siglos oscuros se fue transmitiendo un patrimonio reiterado sin interrupción de generación en generación.

Pablo Javier Coronel.


Bibliografía usada:

"Historia Social de Grecia", Fritz Gschnitzer, 1981.

127 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Huellas
Artículos Recientes
Archivo
Seguinos
  • YouTube
  • Instagram
  • Spotify
  • Facebook
Buscar por Etiquetas
bottom of page